Home Articles Coaching Wingwave, un método casi “mágico”

Coaching Wingwave, un método casi “mágico”

by Mònica Parejo

Querid@s lectores, amig@s y colegas,

Os sitúo en 28 de agosto de 2013. Volvía en coche des de Barcelona hacia Palamós, mi pueblo residencial y natal, habiendo finalizado –y con certificado ya en “la butxaca”- la formación de Coaching Wingwave.

Lo que más me satisfacía no era ese pequeño pero indispensable trocito de papel con mi nombre y con el titulito “de…”, sino lo increíblemente maravillada, afortunada y poderosa que me sentía al haber aprendido un método con el cual podría ayudar a tantas personas de una forma sorprendentemente efectiva y, si me lo permitís, casi mágica.

El método de coaching Wingwave fue desarrollado en los años 90 por los psicólogos alemanes y entrenadores, Harry Siegmund y Cora Besser-Siegmund. Es un nuevo concepto de Coaching breve que tiene el fin de conseguir grandes resultados de cambio en pocas sesiones.coaching wingwave

“Wing” se refiere al aleteo de una mariposa (“wing” significa “ala” en inglés), la cual es capaz de cambiar el clima global si sucede en el lugar preciso a exactamente el momento preciso, lo que pasa exactamente con esta técnica. La metáfora del aleteo muestra la importancia del óptimo trabajo entre los dos hemisferios cerebrales. “Wave” conecta con el término “brainwave” (ambos del inglés) el cual está relacionado con conceptos como “comprensión súbita” o “momento de iluminación”, son esos momentos los que se activan con esta intervención.

Se combinan tres elementos:

  1. La estimulación hemisférica bilateral, que ya he mencionado.
  2. Recursos provenientes de la Programación Neurolingüística.
  3. El test miostático Bi-Digital O-Ring para la calibración de estados, proveniente de la kinesiología.

Con ese último, se consigue una respuesta muscular altamente confiable. El cliente de coaching hace un aro con los dedos pulgar e índice (una “O”) y el coach evalúa brevemente la respuesta de las fibras musculares a la fuerza motora, para valorar el estrés emocional del cliente.

¿Qué se consigue con este método tan extraordinario?

Pues reducir efectiva y rápidamente –e incluso eliminar totalmente- el estrés asociado al desempeño, incrementar recursos personales tales como la seguridad, la confianza personal, la creatividad… y la estabilidad mental-emocional del coachee (el cliente, en términos de coaching).

Estos profundos efectos se consiguen a través de una intervención aparentemente simple: el cliente sigue visualmente los movimientos rápidos de los dedos del coach, cuando está pensando acerca de un evento estresante importante, el cual afecta negativamente su bienestar. Durante esta fase, esas emociones limitantes desaparecen de manera tremendamente rápida -y muy perceptible- y son sustituidas por sensaciones o sentimientos de bienestar, tranquilidad, alivio, energía positiva, fuerza o incluso más potencial para desarrollar determinada habilidad en tareas de alto rendimiento.

Ejemplos: máximo rendimiento para dar un discurso, para mejorar técnicas o lesiones deportivas, para tratar la ansiedad antes de competiciones, pruebas o procesos de selección, para la motivación, para superar barreras internas, miedos o procesos de ira, bloqueos en los estudios o en toma de decisiones importantes…

Si esto se combina con el entrenamiento de recursos cognitivos y emocionales, y el desarrollo de planes de acción con los que el cliente se compromete a llevar a cabo en su proceso de coaching individualizado, resulta un cóctel tremendamente efectivo para la consecución de sus propios objetivos.

Con el Coaching Wingwave se consigue entretejer una red virtuosa de oportunidades para que el cliente siga construyendo en la dirección que le guían sus sueños.

En último lugar, me gustaría aclarar el término “mágico”. En una reciente sesión con una cliente, en nuestro primer encuentro, acabando de contarle el funcionamiento del Coaching con Wingwave, me dijo:

-Pero Mònica, esto que me cuentas suena a magia. Y no es magia precisamente lo que vamos a hacer, sino coaching…

-¿Qué es lo que quieres conseguir? –le pregunté.

-Seguridad por mi parte. –me respondió.

-Pues si estás comprometida contigo misma, te responsabilizas de tu objetivo, trabajas con motivación des de quien eres, con constancia y perseverancia… Pues sí, efectivamente, esa es la magia que vas a hacer.

Con eso, me refiero a una magia “de las buenas”: con la mente en tus sueños, sintiendo desde el corazón, viviendo desde el espíritu y actuando con los pies en el suelo, para conseguir tus objetivos. ¡Sin trucos! ¡Sin trampa ni cartón!

Solo el acompañamiento genuino del tú a tú, solo coaching… ¡Pero siempre con mucho amor! Ahí el ingrediente secreto de la magia del coaching… ¡Y de la vida!

Mònica Parejo

També et pot interessar...